ÂżTĂș sacas cada noche la basura de tu mente?

Comparto un estupendo resumen de Natalia Colmenero referente a una película que he encontrado, justo después de sacar muchas bolsas de basura y hacer orden en casa, como cada verano, para despejar armarios, librería, y seguir los dictados de la ley del orden y el feng shui.

 

La película se llama “el Guerrero pacifico“. Cada una de sus palabras son pura sabiduría.

Algunas ideas 
 para reflexionar:

  • A diario tenemos miles de pensamientos aleatorios que no nos sirven para nada. Ninguno de esos pensamientos dice nada de tu verdadero ser, de tu esencia y lo paradĂłjico es que la mayorĂ­a no te ayudan nada a tener una vida plena y coherente Llenamos la cabeza de pensamientos que no necesitamos. Sacar la basura, es sacar todo aquello que no necesitamos, todo aquello que nos distrae de lo realmente importante; este momento. AquĂ­ y ahora.
  • Deja de buscar informaciĂłn del exterior y busca en el interior. No da miedo hacerlo pero es el Ășnico sitio donde podrĂĄs encontrar las respuestas que necesitas.
  • Todo el mundo te dice lo que es mejor para ti. No quieren que busques respuestas sino que creas en las suyas.
  • Se puede vivir toda una vida sin despertar. “No esperes 5 dĂ­as a la semana, 11 meses o toda un vida para ser feliz. No esperes el fin de semana, las vacaciones de verano o la jubilaciĂłn para ser feliz”.
  • La muerte no es triste, lo triste es que la gente no sepa vivir.
  • No busques ser perfecto e invulnerable. La vida se trata de lo contrario, hay que ser frĂĄgil y vulnerable ya que en cada experiencia encontrarĂĄs el combustible para tomar conciencia de tu ser. Cada experiencia es tu entrenamiento. La realidad es la respuesta.
  • La vida es elegir ser una victima o cualquier otra cosa que te propongas.
  • Si no consigues lo que quieres sufres y hasta cuando lo consigues sigues sufriendo porque no puedes conservarlo para siempre. No hay nada que perdure. AsĂșmelo.
  • No tienes que rendirte a tus sueños, tienes que rendirte a lo que nunca has tenido ni nunca tendrĂĄs; el control absoluto de todo.
  • El viaje aporta la felicidad, no el destino. Puede ser que lo consigas o no , pero siempre serĂĄs excepcional en ambos casos