¿Cuatrodeocho? No, son siete.

Rematamos el año, en el restaurante Cuatrodeocho, entre risas, buen vino y una excelente propuesta gastronómica.

Sí, 7, un número mágico “las elegidas”  para cerrar un año haciendo balance de lo que debemos dejar atrás, y planteando un propósito urgente para el año que está a punto de comenzar. En grupo, compartiendo emociones con otras mujeres, todo se hace mucho más fácil porque tenemos ese don para pasar de lo más vanal y superfluo a lo más profundo y espiritual; así como de las lágrimas a las risas, con gran facilidad.