¿Dónde radica la clave de la felicidad?

¿Dónde radica la clave para ser feliz? “Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una”. Con esta potente frase de Voltaire comenzó una conferencia a la que asistí hace un par de semanas impartida por Ana Ibáñez, experta en el comportamiento del cerebro y cómo afectan al mismo las emociones, en las que compartía su visión de la felicidad.  Y nos hacía preguntarnos:

-¿Somos más felices por comprar más cosas?

-¿Por qué hay gente que a pesar de estar en un sitio maravilloso, por ejemplo, un hotel de lujo, no consigue ser feliz?

No podemos negar que tener cosas materiales proporciona satisfacción y comodidad pero que ahí radique la clave para ser feliz es algo distinto.

¿Por qué nuestra vida no mejora después de adquirir un nuevo bolso? ¿O después de comprar el coche de tus sueños o la casa que deseabas?

¿Será que la felicidad está más con los pequeños momentos que compartimos con otros? ¿Con las emociones que generamos? ¿O con la actitud con la que afrontamos nuestras vidas?

Os animo a ver de nuevo, los que ya conocéis esta película “En busca de la felicidad” porque nos hará replantearnos algunas prioridades.

En mi opinión, la clave está en:

No postergar la felicidad al futuro: Seré feliz cuando consiga un mejor puesto, seré feliz cuando tenga casa nueva, seré feliz cuando … Porque olvidamos momentos del presente que es la que tenemos. Hipotecar tu felicidad por un futuro que no se sabe si llegará es un gran pecado.

Encontrar qué es lo que a ti te hace feliz, que puede no ser lo mismo que a tu familia, que a la gente que te rodea, amigos, etc y dedicar tiempo a aquello que te hace feliz y te da satisfacción.

No hay una única fórmula mágica, y cada uno tiene que encontrar la suya; pero sí que hemos escuchado muchas experiencias de por dónde no va la felicidad, que al menos, nos sirven de pista para buscar por otro lado.

Y como dice la psicóloga, Valeria Sabater: “Hay quien sólo aspira a acumular cosas, coleccionar personas, conseguir retos, etc, pero su corazón sigue estando vacío. No importa el esfuerzo que haga, su felicidad siempre será efímera porque es incapaz de entender el auténtico secreto de esta vida: vivir en calma, apreciar las cosas pequeñas y estar bien con uno mismo, aprendiendo a ser humilde y feliz con lo que nos rodea