¬ŅC√≥mo aumentar la energ√≠a vital o “el CHI”?

Queremos tener una vida con calidad y vitalidad pero en el mundo occidental no nos ense√Īan c√≥mo hacerlo. Aprendemos de forma intuitiva y aunque somos conscientes que todo es energ√≠a (sentimos sin poder comprobar cu√°ndo una situaci√≥n no nos gusta, una casa nos da mal rollo o una persona no nos termina de convencer) desconocemos c√≥mo gestionarla.

En el mundo oriental, que curiosamente son los m√°s longevos y que viven con mayor vitalidad, se ense√Īa desde peque√Īitos que somos un esp√≠ritu viviendo una experiencia humana. As√≠ al nacer, se nos conceden 3 regalos:

-un cuerpo físico, para vivir en este plano de la existencia

-la mente, con un conjunto de creencias grabadas de generaciones anteriores

-y una dosis determinada de energía vital (sería como la batería de un móvil)

Del equilibrio de estas áreas depende la salud y longevidad del ser humano. La medicina tradicional china se basa en la creencia de meridianos en el cuerpo humano, que son los canales por los que circula la energía. Las enfermedades surgen fruto de un bloqueo de energía, que impide el paso equilibrado por el resto del canales del cuerpo humano. De aquí que disciplinas como la acupuntura, shiatsu, taichi, etc se encarguen de reestablecer el equilibrio.

Cuando una persona siente agotamiento, que casi no puede levantarse de la cama y faltan las ganas de vivir es que está agotando sus reservas de energía vital.

Al igual que pasa con un aparato eléctrico (un móvil, por ejemplo), necesitamos recargar las pilas de nuestro organismo para no agotar la reserva limitada de la que disponemos.

¬ŅC√≥mo incrementar la energ√≠a vital del organismo?

Conexión con los 4 elementos: Aire (Respirar aire puro), Tierra (Naturaleza), Agua (Mar) y Fuego (SOL)

Es importantísimo no perder la conexión con la Naturaleza. Un paseo por el campo, por la playa, respirar aire puro, etc. Necesitamos desconectar de las ciudades. Dicen que la salud es proporcional a la cantidad de amaneceres y atardeceres que se disfrutan.

La Alimentación: Fundamental la calidad de lo que comemos para mantener la reserva de energía vital. Una regla sencilla: más energía cuanto más natural y cerca de la naturaleza esté; más artificial, menos aporte de energía. Se recomienda tomar legumbres (cuanto menos elaboradas mejor) y germinados (ya que contienen la fuerza de la vida).

Ejercicio físico: No hay que matarse en el gimnasio. Se trata de que cada uno encuentre el método o tipo de actividad que más le encaja. Para unos será un paseo diario, para otros bici, otros pilates o un programa de entrenamiento individual, la cuestión es hacer algo para que el cuerpo esté en movimiento.

M√ļsica: La llaman m√ļsica para el alma, porque consigue revitalizar todas y cada una de las c√©lulas de nuestro organismo.

-Evitar todo tipo de ladrones de energía, desde personas y situaciones tóxicas a pensamientos negativos y lugares feos que no te hacen sentir bien. Haz cosas que te gusten y rodéate de personas positivas y alegres, que te contagien vitalidad y juventud, independiente de la edad que tengan, es más una cuestión de actitud.