Reflexiona:”Plántale cara al miedo”

Asistí hace poco a una conferencia de Borja Vilaseca, que se titulaba como este post, “Plántale cara al miedo” y me hizo reflexionar sobre cómo el miedo nos paraliza a veces para protegernos de situaciones límites pero otras nos bloquea para avanzar por una protección, mal entendida, de la mente que se activa.

Nos cuesta aprender a lidiar con el miedo, afrontarlo y trabajar nuestros temores en la edad adulta porque nadie en la escuela nos da clases de inteligencia emocional, bendito término que David Goleman nos dio a conocer, haciendo tambalear muchas ideas preconcebidas que uno tiene de sí mismo y enseñándonos a trabajar emociones.

 

Y es ese déficit de educación emocional lo que nos lleva a:

-no realizar proyectos por miedo a cometer errores

-seguir el mismo camino que todos hacen

-sentir inseguridad en uno mismo

-tener miedo a luchar por tus sueños

El ser humano busca la certeza absoluta. Se consigue vencer el miedo cuando se es consciente que el miedo está sólo en tu cabeza, es algo imaginario. Una parte de nosotros quiere creer el miedo, para tener la certeza que nada malo puede pasarte como mecanismo de defensa.

De esta brillante conferencia extraje entre tantas reflexiones 2 ideas principales:

1.La clave para vencer el miedo es detectar los pensamientos que lo provocan antes de crearlos. Porque cuando los creamos, los convertimos en emociones reales. Si no diagnosticas y afrontas tu propio miedo (¿miedo a estar solo?, ¿a tu propio éxito?, ¿miedo al fracaso?,…) estarás limitando tu vida y dejando de hacer muchas cosas en nombre del miedo. Puedes hacer todo lo que te propongas.

2.Tenemos que aprender a tomar decisiones basadas en nuestra intuición. La intuición es como un músculo que hay que ejercitar. Nadie sabe mejor que tú lo que necesitas. Olvida la aprobación de los demás y escucha tu voz interior. Todo aquello que buscas en la vida está al otro lado del miedo. Y cada vez que confías un poquito más en ti, compruebas que el miedo es un umbral que puedes pasar.

Coge papel y boli, y reflexiona…

¿Qué estás dejando de hacer por miedo?