Eres única: ¡No te compares con nadie!

“ERES ÚNICA: NO TE COMPARES CON NADIE” es uno de los mensajes más potentes que una mujer puede recibir.A mí me lo dio mi madre, en una ocasión que estaba un poco nerviosa y abrumada ante una conferencia con altas personalidades. Y es mi biblia cada mañana desde ese día.

Las mujeres por regla general, tendemos de forma innata a idealizar a otras mujeres y pensar que tienen una vida mejor que la nuestra o que hacen las cosas mejor que nosotras. Y aunque pienso que es bueno tener modelos femeninos como inspiración, se comete un error muy grave cuando se intenta querer vivir la vida de otra persona o intentar parecerse a  determinada persona; y mucho más grave aún cuando una se compara con las demás y siempre se siente inferior.

Compararse con otras personas te coloca en una posición de inferioridad, si sólo te fijas en lo que según tu comparación la otra persona tiene más valioso que tú. Es una actitud poco inteligente por tu parte, y muy negativa, y además hay poderosas razones para no hacerlo, más allá de las palabras.

  1. Cada uno nacemos en una determinada familia, hogar, y con unos aprendizajes que nos hacen ser y comportarnos de forma diferente a los demás. De tal forma que no seríamos quien somos, de no haber vivido esa etapa y forma parte de nuestro plan de vida.
  2. Cada uno nacemos con unos dones que nos hacen ser únicos. Nuestra misión es desarrollarlos y nuestro tiempo es limitado. Es absurdo pretender se otro diferente a quien debes ser, porque tienes que concentrar tus esfuerzos y tu tiempo en ser quien debes ser y no otra persona.
  3. Valora todas las cosas buenas que tienes. Porque cada uno tiene una parte que le hace brillar y una que no. Cuando nos fijamos en los demás tendemos sólo a ver la parte que destaca y olvidamos que la moneda tiene siempre también otra cara para todos.
  4. Así que …

 

¿Cómo conseguirlo? Coge papel y boli, y tómate un café contigo mismo durante un par de horas.

Piensa y enumera la cantidad de cosas positivas que hay en tu vida. Algunas seguramente hasta han pasado desapercibidas en muchos momentos. Anota todas, por pequeñas que te parezcan o insignificantes. Cuanto más larga sea la lista, mucho mejor.

Anota cúales son tus mejores cualidades, aquello que mejor se te da hacer.

Describe tus logros, aquello en lo que más has destacado.

Reflexiona sobre qué te gustaría hacer, o qué harías aunque no te pagaran.

-Y de esas personas con las que tiendes a compararte o que tienes como modelo, revisa qué es lo que realmente te atrae de ellas y por qué, en qué medida piensas que eso te haría más feliz

Si fueras otra persona distinta a quien eres, tendrías otra misión. No desperdicies tu vida siendo alguien que no es quien debes ser. Aprovecha tus talentos naturales, ellos te darán las pistas de tu identidad. Y valora la suerte que tienes de ser quien eres.

Lo positivo de este ejercicio es que es un gran regalo y puedes repetirlo si ves que necesitas profundizar, cuantas veces quieras.