“Ninguna vida está completa sin un poco de locura”

Esta frase, “Ninguna vida está completa sin un poco de locura”, la leí en alguna novela de Paulo Coelho, y quedó grabada para siempre en mi alma.

 

Y ahora que vamos consumiendo el mes de diciembre, quería escribir y compartir lo que para mí significa y por qué es tan importante.

Entiendo la vida como una historia que otros han diseñado desde arriba, trazando un Plan para ti y una misión que tienes que desempeñar. Si logras averiguar cuál es, serás afortunada, porque te moverás en sintonía con tu plan de vida y todo parecerá rodado y fascinante. Si no, te dedicarás a vivir  y todo ello establecido posiblemente dentro de una rutina, llamada “estabilidad”.

Esta estabilidad que en el fondo muchas veces oculta el miedo a… afrontar la vida, a afrontar el futuro con confianza y a creer en uno mismo. Aprendamos de los pájaros que nunca piensan si se va a romper la rama porque confían en sus propias alas.

¿Y si a veces no tomamos riesgos para embarcarse en proyectos que siempre hemos querido hacer?

¿Y si dejamos de tener experiencias por miedo a lo desconocido?

¿Y si a veces decimos que no por el qué dirán o porque socialmente tenemos miedo de no encajar?

¿Y si alguna vez nos saltamos las reglas?

Ahora que se acerca, como decía, el balance de un año que va terminando es el mejor momento para reflexionar sobre cómo ha sido este periodo. Y proponerse alguna pequeña revolución o introducir algún gesto diferente en nuestra rutina. ¿Por qué no probar un restaurante nuevo? ¿Y si en lugar de visitar los sitios recomendados me pierdo por una callejuela a la aventura? ¿Un nuevo proyecto profesional? ¿Cambiar de ciudad?¿Tirarse en tirolina? o atreverse a…lo que sea. Concédete la oportunidad de experimentar vivencias nuevas que harán chispear tu alma durante el próximo año.

Recuerda que a veces decimos “no” sólo porque nunca antes lo hemos hecho y asusta y qué aburrida la vida si no ponemos un poco de emoción y locura, ¿no crees?