¿Te atreves a concederte un año sabático “sin hombres”?

Sí, has leído bien: ¡¡¡un año sabático sin hombres!!!

Dicen que uno de los mayores lujos que existe es el tiempo. Tiempo para hacer lo que uno desea realmente o para desconectar sin la rutina del día a día, sin presión ni obligaciones. Si hiciéramos una encuesta mucha gente diría que le gustaría cogerse un año sabático. Un  concepto mitificado que pocos llevan a la práctica. Puedo estar orgullosa de haberlo experimentado, y en un momento de mi vida pararme a pensar y preguntarme …si realmente me quedara sólo un año de vida… ¿qué haría? Y la respuesta fue viajar: así que a lo Julia Roberts, decidí embarcarme en mi Come, Reza y Ama particular.

Después de aquella etapa de reencontrame a mí misma, descubrir mi verdadera personalidad, algún fracaso sentimental que otro y hacer firme los pilares de mi Yo auténtico, me decidí a concederme otro año sabático, pero esta vez, sin hombres.

5bf406dd83bd65fd3fb9faef8aff85c2

A las mujeres nos educan para estar en pareja y depender de una relación sentimental. Parece que si no tienes pareja eres un bicho raro.

“Millones de personas en todo el mundo son víctimas de relaciones amorosas inadecuadas y no saben qué hacer al respecto, ya que el miedo a la pérdida o a la soledad contamina el vínculo de pareja y lo hace altamente vulnerable. Un amor inseguro es una bomba que puede estallar en cualquier momento”. Walter Riso

Sin embargo, es posible otro tipo de amor: Un amor sano donde se ama con independencia. Es posible eliminar las ataduras y aún así, seguir amando. Recomiendo el libro del psicólogo argentino Walter Riso, ¿Amar o depender? para aquellas personas que han vivido un amor tóxico, evitar repetir comportamientos y para las parejas no contaminadas que puedan prevenir algunas situaciones de dependencia emocional.12133

Ser independiente significa escribir cada día tu propia historia. Tener pareja no significa desaparecer, sino compartir facetas comunes. Algunas áreas serán tuyas, no tienes que “dar el parte” a tu pareja de cada cosa que haces o dices, ni pedir explicaciones de cada paso que da, y otras serán de la otra persona; y así es como se puede avanzar de forma sana para compartir otra área común donde participan los dos. Una pareja sana debe darte la suficiente independencia para desarrollarte como persona y el suficiente cariño como para sacar lo mejor de tí y provocarte una sonrisa cada día. Porque una relación afectiva no es una cárcel y enamorarse no significa perder tus intereses vitales.

índice

La adicción afectiva (necesidad de estar con pareja) es una enfermedad que tiene cura y lo más importante, incluso puede prevenirse.

Declarar un año sabático sin hombres no es un manifiesto femenista haciendo boicot al sexo masculino sino una apuesta a promover la independencia afectiva, a descubrir quién es cada una realmente sin interferencias, a sentir el lujo de la autonomía en tus decisiones y descubrir qué da realmente sentido a tu vida.  También es una vacuna poderosa para prevenirte de amores enfermizos mediante el respeto a ti misma, evitando engancharse a relaciones inadecuadas o recaer en el intento de las que no te convienen. Y sobre todo, tiempo para tí misma para saber lo que de verdad necesitas para ser feliz y cómo debe ser esa persona con la que compartir algo más que tiempo.

Una relación sin apego, asusta, porque no nos educan para entender el significado de la palabra libertad. No significa libertinaje, ni egoísmo ni promover promiscuidad. Libertad significa querer sin controlar. El ser humano no puede vivir sin afecto y cariño (sea de familia, amigos, pareja, mascota, etc) pero sí puede aprender a vivir sin esclavizarse por el sólo hecho de tener pareja. Se puede tener pareja y mantener tu independencia.

Para algunas personas la felicidad en la vida se reduce al hecho de tener o no pareja. En estos casos límite es necesario chequear las fuentes de motivación y recordar cada día todas las cosas buenas que suceden a nuestro alrededor independientemente de tener pareja o no. También es cierto que a la mayoría de los hombres les intimida una mujer independiente. “No hay mayor inseguridad para un hombre que la seguridad en sí misma de una mujer”

A punto de cumplirse el tope de mi año sabático “sin hombres”, volveré a probar la experiencia de amar, pero esta vez de forma más inteligente, con la seguridad de saber lo que necesito para ser feliz y lo que no me conviene.

*Cuando abra el periodo de candidaturas, avisaré por mensaje privado a los interesados…

Y tú … ¿te atreves a concederte un año sabático sin hombres, dedicado a tí misma, sin interferencias?