Los tarros que te ayudarán a controlar tus emociones

Es natural sentir emociones porque somos seres humanos. Desde niños nos educan que hay emociones buenas y otras negativas.  Cuando vamos creciendo intentamos reprimir algunas, pero entonces la energía que provoca la emoción se queda reprimida.

depositphotos_3910313_original

La inteligencia emocional

Es la capacidad de entender, tomar conciencia y manejar nuestras emociones y las de terceras personas. Pero ¿qué son realmente las emociones? La emoción es un sentimiento del ser humano que manifiesta mediante respuestas específicas a través del cuerpo y de forma automática.

Charles Darwin describió las emociones primarias que consideraba que eran innatas al ser humano: cólera o ira, alegría, miedo o tristeza. Posteriormente, otros autores describieron otras 4 cuatro emociones más: amor, sorpresa, vergüenza y aversión, que denominaron secundarias.

emociones

 

¿Cómo podemos afrontarlas?

  1. Reconocer la situación que te ha provocado esa emoción supone un primer paso para tomar el control.
  1. Sentir es humano y aunque el sentimiento que las provoca no se puede evitar, sí se puede aprender a aceptarlas y controlar lo que haces con ellas.
  1. Recomiendo tomar distancia e imaginarse cómo un espectador que ve desde fuera el incidente y con valentía acepta la situación, respira, se relaja o tranquiliza y cuando está calmado analiza qué paso, qué hubo de fondo que la provocó.
  1. Aprender a ser cada vez más consciente de por qué reaccionamos de determinada forma ante situaciones que nos desbordan o afectan de una forma especial es un paso importante para transformar tu vida, ganar autonomía y control.
  1. Siempre hay algo oculto en tu historia personal que desata la emoción. Diagnosticarlo es la clave para evitar que vuelvas a reaccionar igual cuando la misma situación se produzca u otra diferente que active esa tecla, porque entonces sabrás lo que lo provoca y podrás frenarlo o suavizarlo. Es como cuando uno toca el piano, si no sabe, tocar una tecla equivocada puede estropear la melodía pero si sabe qué tecla está atascada o no va, automáticamente la evitará cuando tenga que componer la próxima canción.

control-emociones

¿Cómo averiguar cuál es esa tecla que desató la emoción?

-Busca un espacio tranquilo para ti y relájate

-Sé honesto y sincero contigo mismo

-Busca el fondo del asunto (no fue lo que te dijeron en concreto o lo que hicieron, sino el recuerdo que esas palabras o acciones activaron en tu interior)

-Reconócelo y acéptalo.

Cuanto más practiques, más fácil te resultará aprender a diagnosticarlas en tiempo récord y a manejarlas no dejándote llevar por impulsos automáticos a los que el cuerpo responde sin control.

¿Interesante, verdad? Ser capaz de gobernar tu propia vida, no dejándote llevar por las reacciones que provocan situaciones externas a ti, te sitúa en una posición muy ventajosa para transformar tu vida y ser cada día un poquito más feliz.

monstruo-colores-frasco-emociones

Te propongo un  ejercicio, que puedes ir haciendo en casa,  para ir practicando tu desarrollo emocional. Le llamo “el juego de los tarros black &white”. Coges 2 tarros. Cada día escribirás en un papelito las emociones más gratificantes que recuerdes (las más significativas las introducen en el tarro White, no más de 3 por día pero pueden ser menos). Igualmente, con las emociones más negativas que hayas experimentado (las introduces en el tarro black, igualmente no más de 3 por día, para que esté equilibrado, pero pueden ser menos). Al final de la semana, abres cada tarro y revisas las emociones que tuviste.

Este juego te permite:

-Contabilizar si te orientaste más al polo negativo o al positivo.

-Recordar en la distancia las situaciones que las provocaron y ser consciente de    cómo van perdiendo peso a medida que te vas distanciando de la fuente que las provocó.

 

*Si quieres una sesión personalizada para trabajar de forma individual esas emociones que te desbordan y hacerles frente, contacta con hola@labellezaen3d.es y solicita una cita con experto en la materia.