Los guerreros de la mente. Y tú, ¿De qué parte estás?

“La mayor revolución de nuestros tiempos es el descubrimiento de que al cambiar las actitudes internas de su mente, los seres humanos pueden cambiar los aspectos externos de su vida”

(William James, The Principles of Psychology, 1890)

unnamed

En tu mente, se libra cada día una batalla. Conocer las reglas del juego y cómo funciona es vital para ganar esa guerra interior entre tus creencias, tus miedos, tus deseos y aspiraciones.

Una amiga que sabe que soy aficcionada a las lecturas sobre el comportamiento de la mente, me insitió leer el libro de Isabel Pinillos y Antonio Fuster, “Los Guerreros de la mente”

No es un libro fácil de leer y quedarte con 4 frases bonitas, es un libro como dicen sus autores de coger papel y boli, analizar, reflexionar, volver a leer, etc pero apasionante para saber más de las tácticas que usa nuestro cerebro y poder aprender a dominarlo.

Muchos de los problemas que sufrimos tienen que ver con experiencias del pasado a las cuales reaccionamos de determinada manera porque tuvimos miedo o nos sentimos amenazados en nuestro mundo interior. Con el paso del tiempo, nuestra mente suele responder de forma similar, porque activa ese miedo y aunque ya no exista, es incapaz de afrontar de forma diferente.

Te dejo varias enseñanzas para que puedas ir aplicando, mientras te animas a leerlo.

Enfócate en el presente. Es sencillo pero cuesta aplicarlo, requiere muchas ganas de vivir. Según los expertos, psicólogos y neurólogos, el 70% de las cosas que nos preocupan, nunca llegan a ocurrir.

Usa un lenguaje positivo. Desde que te despiertes, haz cada día un compromiso por cuidar las palabras que empleas porque ellas determinarán tu actitud y tu vida. Con frecuencia, nos quejamos de todo en lugar de valorar y estar agradecido por todo lo bueno que tenemos. Requiere práctica, pero es un hábito que se puede ejercitar y aprender para que salga automático.

Relaciónate con gente positiva. Está demostrado que nos parecemos a la gente que nos rodea. Rodéate de gente que tengan ilusión y actitud positiva y apreciarás en tu vida los beneficios.

*Un ejercicio curioso que puedes hacer es analizar cómo son las 5 personas con las que pasas más tiempo. Después analiza tu vida. Te sorprenderá que tu realidad es muy similar a la mentalidad o creeencia de estas personas con las que pasas más tiempo.

 

quejarse

Acepta que no siempre todo sale como esperabas. El ser positivo no significa que todo salga tal y como tenías planeado. Supone aceptar que a veces las cosas ocurren de otro modo, que quedan fuera de control y no se puede hacer nada más que aceptarlas. Lo importante es analizar los obstáculos que surgen y sacar un aprendizaje para la próxima vez.

Ten una actitud abierta a conocer diferentes personas. Interesarte por conocer otras personas y situaciones diferentes a las de tu día a día, te ayuda a crecer y generar interés por la vida. Esta corriente atrae cosas buenas, además de darte una visión más amplia de la que tenías.

Siéntete agradecido. Da gracias por todo lo bueno que te sucede. Busca todos esos pequeños detalles. Yo aconsejo y practico tener un cuaderno de momentos“, donde cada noche escribo todas esas pequeñas, medianas o grandes experiencias que he tenido a lo largo del día. Te ayuda a dormir más feliz y ser consciente de cuántas cosas buenas hay en tu vida que a menudo, pasan desapercibidas.