Los 13 errores que cometemos al tomar el sol

El Sol nos apasiona y es fuente de alegría y vitalidad ya que activa emocionalmente, pero también fuente de preocupaciones por evitar riesgos en la piel y manchas.

Por eso, aunque casi todos creemos conocer la teoría, comparto hoy un post que me ha resultado interesante de Biodermalia, un centro especializado en el cuidado de la piel, con una atención impecable.

LOS 13 GRANDES ERRORES QUE COMETES AL USAR PROTECCION SOLAR, por Biodermalia.

No es la primera vez que os hablamos de la gran importancia que tiene la protección solar en esta época, a punto de entrar en pleno verano en el hemisferio norte (como os recordamos muchas veces, os escribimos desde España, aunque los consejos son igualmente aplicables en los meses de verano del hemisferio sur claro). En su día os hablamos del funcionamiento de la crema solar, y también sobre algunos mitos y mentiras sobre tomar el Sol. Pero aún así se siguen cometiendo grandes errores que deberían haber desaparecido. Hoy hablaremos de algunos de ellos.

1. La crema solar NO se aplica en el mismo momento de tomar el sol

Aunque se repite una y mil veces, y ya os lo recordamos el día de la explicación de la crema solar, sigue sucediendo: Llegar a la playa/piscina, dejar todos los trastos y, justo en ese momento, aplicarse la crema solar…. ¡ERROR! La crema solar se aplica con al menos 30 minutos de adelanto, es decir, antes de salir de casa.

Como lo típico que nos dice nuestra madre: Hay que ir al baño antes de salir de casa. Pues la crema solar igual.

10-tips-para-obtener-un-bronceado-perfecto-2

2. La crema solar se debe aplicar en todo el cuerpo

Otra de las cosas que se siguen viendo hoy en día es la cantidad de gente que se aplica la crema solar solo alrededor de la ropa. No, de nuevo, ERROR. La crema solar debe aplicarse por todo el cuerpo, con especial énfasis en las zonas expuestas por supuesto, pero el sol penetra igualmente por la ropa y el cáncer de piel o melanoma puede surgir de la misma forma.

3. Los labios, esos grandes olvidados

Unos de los grandes olvidados durante la protección solar son nuestros labios. Ponemos tanta atención en aplicar la crema a los sitios típicos (espalda, hombros, piernas…) que olvidamos zonas que son más frágiles si cabe: Cara y labios.

Existe un tipo de cáncer de labio (queilitis actínica) que sufren sobre todo los agricultores tras toda una vida de trabajo al sol, pues la dosis de energía ultravioleta es acumulativa. Mucho cuidado con esto.

4. ¡No te olvides de tus pies!

Junto al punto anterior tenemos una serie de zonas olvidadas: Axilas, plantas de los pies, zona posterior del cuello, orejas… y los pies (¡y sus dedos!). Como solemos llevar calzado de playa o de baño, olvidamos que en ese punto también es necesario poner crema solar. No sería la primera vez que veo a alguien con los pies con un color rojizo muy similar a la langosta por olvidar este punto.

112174large

5. Usar protección solar que no resistente al agua

Enlazando con el primer punto, es muy típico echarse crema solar y entrar directamente al agua, sin dar tiempo a una correcta absorción. O, lo que es peor, adquirir un tipo de crema solar de la cual no hemos leído la letra pequeña y que, aunque en teoría se haya absorbido bien, acabe perdiéndose una vez entremos al agua. Esto es un punto de alerta, pues debemos leer bien el envase y adquirir solo cremas resistentes a los líquidos (incluido nuestro propio sudor).

6. Usar la misma crema solar para el cuerpo que para la cara

Aunque tendemos a creer que es por puro marketing y dinero, pero la realidad es que es esencial usar una crema diferente para la cara respecto a la crema corporal. La piel de nuestro rostro es bastante más sensible e irritable, por lo que resiste menos al sol. Por ello es muy importante usar una crema adecuada a esa necesidad.

7. Usar crema solo cuando vamos a tomar el sol

¡GRAVE ERROR! Sobre todo para los individuos con una piel más clara o totalmente blanca. Cuando llega la época veraniega, es necesario usar crema siempre que nos expongamos al sol, pues un simple paseo puede llegar a quemarnos. Como hemos recordado en los puntos anteriores, la ropa no es suficiente protección, ni mucho menos.

 

8. Usar poca crema solar

Me atrevería a decir que este es uno de los más, por no decir el error más típico. Tendemos a ponernos la crema solar suficiente para cubrir nuestro cuerpo, pero la verdad es que esto no es suficiente. No hay que cubrir solamente, sino que debe quedar una capa homogenea consistente (sin llegar a ser algo similar al yeso, claro).

9. Creer que estamos seguros dentro del coche

Si era importante usar crema cuando salimos a dar un simple paseo, cuando vamos en coche lo es también. Tendemos a pensar que al estar en el interior de un vehículo estamos protegidos, pero los cristales de un coche tan solo protegen de los rayos UVB, pero no de los UVA, y estos últimos son los que causan un mayor envejecimiento de piel y cáncer de piel.

10. Usar una protección solar inadecuada

Volviendo a recordar el artículo sobre como funciona la protección solar, tendemos a elegir una formula de protección inadecuada para nuestra piel, muchas veces pensando en que si elegimos una protección mayor “no nos pondremos morenos”. Y no, la cosa no funciona así: Si usamos una protección menor, nos quemaremos, las lesiones son acumulativas, y el riesgo de llegar al cáncer de piel irá en aumento.

abdomen-para-la-envidia-0-7

11. No reaplicarse la crema solar

Error típico típico: Llegar a la playa, ponerse crema (en el momento, como no) y además no volver a reaplicarsela aunque estemos todo el día al sol. De nuevo, ERROR. Cada dos horas es necesario aplicarse la crema, con la fórmula adecuada, y por todo el cuerpo. Es necesario ser menos olvidadizos, porque la acumulación de radiación solar no olvida.

12. No usar crema solar porque estaremos en la sombra

De la misma forma que es necesario ponerse crema solar aunque tengamos ropa puesta, también lo es aunque estemos bajo una sombrilla, toldo o cualquier tipo de sobra. Y diréis, ¿por qué? Pues porque hasta el 34% de la radiación solar puede llegar a nuestra piel al reflejarse en la arena y el agua. Por eso es posible quemarse incluso estando en la nieve, por este reflejo del sol.

 

Finalmente, aunque este error es cada vez menos típico (por moda, supongo), uno de los que formaban parte de los grandes olvidados eran los ojos. Tumbarse a tomar el sol y simplemente cerrar los ojos no es la protección más adecuada, por ello SIEMPRE es necesario usar gafas solares, con una polarización adecuada y protección contra las radiaciones UV (en este caso más vale gastar un poco de dinero a cambio de una mejor protección).