Si tienes el coraje suficiente…desarrollarás tu verdadera vocación

Hay quienes se resignan a dejarse llevar por la vida, aceptando lo que va surgiendo en cada etapa. Desconocen un poder interno que todos tenemos de seguridad en uno mismo, que permite ser más valiente de lo que uno mismo cree que podía ser.

12540990_10206689182562350_1799356143257786835_n

En palabras de Walter Riso “Hacerte cargo de ti mismo es un placer indescriptible, mucho más que ser cómodo. Cuando seas capaz de resolver las cosas sin ayuda y sin la necesidad de tener que consultar todo a los demás, tendrás la maravillosa sensación de andar por la vida a 200 km/hora. Date el gusto de equivocarte. Si te equivocas, creces; si no te equivocas, te estancas”.

Cuando uno decide tomar las riendas de su vida busca el camino de su autorrealización y esta decisión genera una gran paz interior que da sentido a la vida. Se trata de descubrir cuáles son los talentos naturales que posees, que siempre estuvieron ahí.

¿Cómo podemos saber cuáles son nuestros talentos naturales y si los estamos desarrollando?

-aquello que harías aunque no te pagaran porque disfrutas realizándolo

-aquello que haces bien casi sin haber dedicado esfuerzo

-aquello que te apasiona, que te hace vibrar, te aporta energía extra

Todos estamos capacitados para desarrollar ese talento, sólo hace falta confiar en uno mismo, reconocerlo y encajar las piezas para disfrutar con él. El talento de cada uno da pasión a su vida de una forma indescriptible. Quien está disfrutando con su vocación no necesita apegarse a nada, ni personas ni situaciones, porque se siente realizado y su energía vital está al máximo.

Es cierto que cada uno tiene un tipo de vida diferente y unos condicionamientos (no se trata de ser irresponsable) pero esto no es una excusa para desarrollar tu pasión. Siempre puedes dedicarte a él como hobby, concederte un rato para tí misma y dedicarle tiempo aunque no sea tu medio de ganarte la vida en ese momento. El Universo es demasiado potente y cuando nota que uno vibra con aquello para lo que nació se encargará de conectar las piezas del puzzle de una forma asombrosa.

Todos nacemos para algo especial, algo que en nuestra infancia resaltaba. Recuerda qué era lo que querías ser de mayor y revisa si coincide con lo que haces. Si no es así, recuerda que tienes el poder dentro de ti y enfréntalo. Rescata tu vocación y ponte a desarrollarla aunque sea en tus ratos libres.

12400873_10154490810394867_9054486745354850044_n

Así que si sientes que tu trabajo no te gusta, valora que lo tienes y posiblemente forme parte de tu objetivo de vida (algo aprendido en esta etapa te vendrá bien para la siguiente) pero abre tu abanico de posibilidades futuras y lucha por desarrollar tu pasión.

El mayor pecado que podrías cometer en esta vida es ni siquiera intentarlo.