“El silencio es el nuevo lujo”, Raymond Cloosterman

El silencio aterra, porque supone quedarse sólo con uno mismo. A menudo preferimos tener ruido alrededor para no escuchar nuestra voz interior, pero el silencio tiene un poder mágico para dar paz, calma y puede transformar a una persona. Del silencio se puede aprender, renacer y disfrutar de una nueva etapa en tu vida con más sabiduría y serenidad.



En palabras de Cloosterman:

“Nuestro vertiginoso ritmo de vida apenas nos deja tiempo para reposar. El resultado es que el silencio se ha convertido en un lujo y una tendencia que invade el planeta. El silencio es un requisito básico para llevar una vida feliz y completa”.

¿Cómo podemos relajar la mente de tantos datos que recibimos cada día? ¿Cómo buscar un rato para uno mismo? ¿Cómo desconectarnos de tanta tecnología?

Está demostrado que el silencio tiene beneficios físicos y mentales:

-mayor creatividad

-menos stress

-calma interior

-sistema nervioso más relajado

-menor presión arterial

Samuel McCree, pionero del Mindfull Fitness, aprendió que el silencio te ayuda a decir sólo lo que es importante. Reconoce que si no estás acostumbrado, el silencio puede asustar, pero también puede ser revelador. Y que hace falta coraje para estar callado y escuchar tu corazón.

Paul Wilson, gurú de la tranquilidad, aconseja meditar de vez en cuando un poco, y aunque a veces no sea posible el silencio absoluto, hay trucos para desconectar como fijarse en el sonido del entorno (hojas de los árboles, lluvia en una ventana, etc)

Albert Einstein, recomendaba profundizar en la naturaleza para comprenderlo todo mejor.

¿Te atreves a establecer un compromiso contigo mismo y con tu bienestar?

Busca 15’ al día para estar contigo misma y aprovecha el silencio para reflexionar ¿Qué necesitas? ¿Qué te hace feliz? ¿Cómo quieres que sea tu vida?

Es el mejor regalo que puedes hacerte: Tu vida cambiará…para siempre

“En el silencio, el alma descubre el camino bajo una luz más clara y aquello que parece evasivo y engañoso se manifiesta con la transparencia del cristal”

Mahatma Gandhi