¿Hay alma en una copa de vino?

Ahora que estamos en época de vendimia, me pregunto ¿tiene realmente alma una copa de vino? Pienso que en toda creación hay algo del alma de su artista y aunque en un buen vino juega mucho la materia prima, las uvas, y las condiciones y entorno en el que se ha desarrollado esa vid (tipo de suelo, condiciones climatológicas, forma y momento de recogida, etc) hay siempre algo del alma de ese artista (que en este sector llamamos enólogo) en torno a una copa de vino.

El enólogo ha puesto su cariño, su ilusión, su paciencia y sus cuidados para recoger esa uva de la forma más delicada posible a fin de preservar su sabor y garantizar parte de la calidad del vino. Ha pasado noches suplicando un rayo de sol al Universo y otras, pidiendo que fuera bendecida la tierra con alguna gota de lluvia. Ha cuidado la vid como unos padres cuidan a un hijo, y cuando lo tiene entre sus brazos y le da la bienvenida a esta vida tiene que encargarse de desarrollar su máximo potencial para que llegue a ser la mejor versión de sí mismo. Sufre con los contratiempos y circunstancias del camino y cuando por fin, el hijo madura y está preparado para brillar en solitario, le invade una inmensa felicidad. Ha puesto el alma y parte de su vida en ello. ¡Cómo dudar si una copa de vino tiene alma!

EL alma del vino

Es ese “alma del vino” el que hace que cualquier celebración o acontecimiento importante se celebre con un buen caldo, que le demos un valor especial para acompañar una buena comida y que acompañe reuniones y confidencias de amigos o por qué no un momento de relax contigo misma después de acabar un día de trabajo agotador.

Estamos en época de vendimia y es el mejor momento para hacer una escapada por la Rioja y disfrutar del paisaje de los viñedos y emocionarse con amigos descubriendo qué se esconde detrás de cada copa de vino.

Os aconsejo visitar Bodegas Palacio y su hotel restaurante Cosme Palacio, una de las bodegas centenarias de la Rioja alavesa, pionera en elaborar el primer vino de autor de la Rioja.

El edificio que alberga hoy el Hotel Restaurante Cosme Palacio, fue hace más de 100 años la Antigua Bodega, donde Don Cosme Palacio y Bermejillo fundó Bodegas Palacio en 1894 en el corazón de la Rioja Alavesa. Construido en la segunda mitad del siglo XIX, en piedra de sillería y mampostería representativa de la arquitectura riojana de aquella época, fue rehabilitado en 1990 para convertirlo en lo que hoy es un acogedor hotel.

El ambiente íntimo y de paz del Hotel Restaurante Cosme Palacio junto con la comida tradicional Riojana de su restaurante, y por supuesto su oferta eno-turística que incluye un tour de la antigua bodega con cata de sus vinos más conocidos – Glorioso, Cosme Palacio y Milflores, hacen que sea el lugar idóneo para pasar un fin de semana rodeado por viñedos.

Bodegas Palacio

Bodegas Palacio

El Hotel Restaurante Cosme Palacio ha sido galardonado con el Premio “Best of” Turismo Vitivinícola en la categoría de alojamiento por un jurado internacional. Este galardón ha sido otorgado por la red Mundial de Grandes Ciudades y Grandes Viñedos (Great Wine Capitals).

Cosme palacio