ELISABETH VISOANSKA, Creadora de la firma de cosmética de lujo Visoanska)

Hace unos años, conocí la historia de una joven empresaria francesa, de origen polaco y con un español perfecto; que había creado una  marca de cosmética de lujo, combinando los complementos nutricionales con la sinergia de la alta biotecnología, con el ambicioso objetivo de mantener a las mujeres, eternamente jóvenes.

Con la elegancia y refinamiento francés, y una rigurosa y precisa educación suiza, además de su belleza natural, la firma VISOANSKA es una prolongación de su creadora, Elisabeth.

Muy femenina, actual, todo en la marca refleja que Elisabeth está detrás. Desde el cálido color “nude” del packaging, hasta la originalidad de los envases y la exquisitez de las texturas. Look natural pero con sofisticación. La firma es una prolongación de la creadora como no podía ser de otra forma.

Es más, cuando conocí la campaña publicitaria, siempre pensé que la modelo era la creadora, y cuando la conocí en persona, en París, le propuse ¿para qué usar una modelo que se parece a ti, si tú representas mucho mejor tu propia marca y pareces una modelo?

Y es que cuando uno crea algo, con cariño y pasión, es imposible separar la creación de la marca del creador, ¿verdad, Elisabeth?

Ángeles: Buenos días, Elisabeth. Quiero agradecerte tu tiempo y la ilusión también por participar en este proyecto. Como experta en el sector de la Cosmética de lujo, considero que tu marca, Visoanska, no es una marca más de un amplio mercado, creada sin más, sino que aporta una diferenciación en el mercado y además tiene “alma”, transmite tu personalidad.

Cuéntanos ¿cómo se te ocurre crear una marca de cosmética? ¿A qué te dedicabas antes de crear Visoanska?


Elisabeth: El proyecto de crear una marca estaba madurando en mí desde hacía muchísimo tiempo porque desde muy joven, desde los 15 años, estaba obsesionada con el cuidado de la piel ya que tenía una piel muy delicada. Nací en una familia muy relacionada con el Arte, madre cantante de ópera y padre profesor de Humanidades. Empecé a trabajar en la industria farmacéutica porque pensé que me aportaría lo que necesitaba. He aprendido a ser muy crítica, a descubrir la evidencia probada, que el Marketing no puede ser bla, bla, bla, … sino que lo que una marca dice tiene que hacerlo. A juzgar los ingredientes y analizar los estudios químicos. Justamente la necesidad de desarrollar mi parte creativa, fue lo que me llevó a estudiar un MBA, especializado en marcas de lujo y crear mi marca. Al conocer en Paris a miembros de la familia Lauder,  a Ferragamo,…, me animé a pensar “si ellos pueden hacerlo, ¿por qué no yo?” Y esta determinación, unida a la frustración de buscar durante mucho tiempo una marca en el mercado que me llenara y me aportara lo que mi piel necesitaba, fue lo que hizo que me decidiera a crear mi propia marca.

Ángeles: ¿Qué has aprendido de tu trayectoria profesional anterior? ¿Qué te ha sido útil para aplicar en este negocio? Elisabeth: Un poco de todo. La escuela de música, mi formación de Suiza me enseñaron a tener paciencia, aprender a dar pequeños pasos  sin el efecto inmediato en el día a día, para ver un resultado en un futuro). Mi trabajo en la industria farmacéutica, me ha aportado el conocimiento del trabajo de los laboratorios de cara a la producción y selección de ingredientes. Conocer la tradición (maya, china, …) hace que respete otras culturas pero no como una mujer que se queda estancada en el pasado, porque considero que cada día surgen nuevos retos. Los productos de Visoanska reúnen 34 principios activos. Ésta fue la parte más difícil, encerrar en un frasco tantos principios activos, que me llevó muchos años de investigación. Empecé con 2 laboratorios en paralelo, y uno de ellos desistió porque no era capaz de lograr tanta concentración. De hecho los productos son activos al 86%, un porcentaje muy alto, comparado con otras marcas.

Ángeles: De origen polaco, viviendo en Suiza, París, España… ¿Qué hay en ti en cada ciudad en la que has vivido? ¿Qué te ha aportado cada País? ¿Qué costumbres te han influenciado de cada sitio?

Elisabeth: Vivir en distintos países me ha dado una visión global y un carácter abierto. Polonia: Ciudad donde crecí hasta los 8 años (tiempos comunistas), aprendí muchas cosas de aquella etapa. Conocí gente que tenía mucho dinero sin haber hecho nada, y esto no me impresionaba en absoluto. Me impresionaba realmente la gente que ganaba dinero por hacer grandes cosas. España: de los 20 a los 30 años, donde maduré como persona. El “alma” eslava es muy apasionada, muy fuerte. No soy una anglosajona reservada, sino una persona que me encanta hablar con la gente. En cada país vivía observando lo que hacen las mujeres, lo que venden las tiendas, sus problemas, etc. En Europa del Este, por ejemplo, la luminosidad de la piel es algo genético, por lo que no se habla de esto. Sin embargo en España, está el problema del sol. En Francia, la obsesión por los productos naturales, las mujeres valoran mucho el producto por lo que lleva dentro. Vivir en distintos países da una riqueza tremenda a nivel personal y a nivel profesional a la hora de crear un producto pensando en los distintos mercados y necesidades. Ginebra, por ejemplo, es una multitud de culturas, aporta una visión muy internacional.  

Ángeles: ¿Qué papel representa en tu vida el trabajo? ¿Y qué posición la familia? Cuéntanos cómo es tu familia, ¿qué haces un domingo, por ejemplo? ¿cómo es tu día a día?  

Elisabeth: El trabajo en mi vida lo es casi todo. Cuando empecé a ser madre, descubrí que esta era una nueva dimensión de la vida, la más importante y pienso en ella todo el tiempo, en paralelo. Pero soy del tipo de personas para la que la carrera profesional es muy importante, la realización en el trabajo es lo que me motiva todos los días, aunque por supuesto me llena de felicidad la suerte de haber tenido una hija. Siempre tuve la ilusión de encontrar un proyecto que me apasionara para no tener la sensación de estar trabajando todos los días, sino disfrutando con lo que hago. Esto era un reto para mí. Quizás porque estaba influenciada por mi madre que como cantante de ópera, su trabajo era su hobby y se sentía realizada todos los días, decía que lo hubiera hecho aunque no le pagaran. Para mí el trabajo y mi hija son los motores de mi vida. Vivo en el centro de París y me considero afortunada de estar viviendo en un sitio emblemático. Me encanta recorrer barrios de París y buscar libros y revistas antiguas, ir a mercadillos, o pasear por algún parque con mi hija. Mi trabajo es muy dinámico: diseñar un packaging, reunirme con un laboratorio, hacer labor de relaciones públicas, reuniones con el equipo comercial, recibir a alguna revista, hacer el trabajo de gestión de la empresa, … Cada hora mi trabajo es otro mundo, nada aburrido, lo que me aporta mucho dinamismo.  

Ángeles: ¿Si le preguntáramos a tus compañeros de la escuela, cuando tenías 6-8 años, cómo te definirían, qué dirían de ti? ¿Qué soñabas con ser de mayor? ¿Tú eras de las que jugaba a las muñecas? Si tuvieras que hablar con Elisabeth con esa edad, ¿qué le dirías?

Elisabeth: La gente me decía que era muy diplomática, muy sociable, sin enemigos, y nunca me quedaba estancada en un grupo. Me adaptaba perfectamente a distintos grupos de personas. Muy coqueta, a nadie le extrañaría que me haya dedicado a la belleza.  

Ángeles: ¿Cuál es tu color preferido? ¿El “nude” de Visoanska? Qué representa para ti, por qué elegiste este color, como corporativo para tu marca?

Elisabeth: La elección del color “nude” no es casualidad, de hecho es un color totalmente planificado y pensado. Tanto el color, como toda la realización del proyecto no quería que fuese banal. No quería algo standard, como por ejemplo el blanco. Y pensé que estando en una época de glorificación de la piel, en la que el cuidado de la piel es muy importante, no podía elegir otro color que no fuera el color de la piel. Era un tema difícil porque hay muchas tonalidades de la piel, pero decidí que el nude representaba el color de la piel con un toque dorado. También es un color muy suave, femenino, delicado,… que hace pensar en una mujer sofisticada, dulce que se cuida.  

Ángeles: Centrándonos en Visoanska, la marca, ¿cómo fue su creación? Desde que tuviste el pensamiento de crearla hasta pasar a la acción y verla en el mercado, ¿cuánto tiempo pasó? ¿Qué pasos diste? ¿Es de lo que más orgullosa te sientes en la vida de haber hecho?

Elisabeth: En 2005, decidí pasar a la acción. Tardé 3 años. El proyecto lo tenía madurado en la cabeza, pero me faltaba ponerlo en marcha: Desarrollar el Bussiness Plan, encontrar los socios financieros, todo el equipo de gente que necesita colaborar para el desarrollo de una marca, los investigadores que quieran hacer cosas nuevas, etc Me sorprendió que cuando empecé a reunirme con laboratorios no todos estaban interesados en hacer un producto tan distinto (sin conservantes y con una larga lista de activos) de lo que hacen habitualmente. Fueron 3 años de investigación (la parte más larga) hasta encontrar los activos, conservarlos sin conservantes, y buscar las personas adecuadas. Durante estos 3 años de investigación buscando los activos, fui desarrollando el Marketing, el packaging, etc Me siente orgullosa de haber tenido un proyecto (locura, para algunos) en la cabeza, de haber sido fuerte y haber confiado en mí y de haber llevado a cabo y haber hecho realidad mi sueño. No todo el mundo puede decir “He llevado a cabo mis sueños y esto me hace inmesamente feliz” foto 3 Ángeles:¿Dónde se distribuye Visoanska?¿Qué países?

Elisabeth: Actualmente la marca se distribuye en  Francia, Mónaco, Alemania, Italia, España, Polonia, Inglaterra, Medio Oriente, Isla Mauricio, Rusia, Estados Unidos, Hong Kong, etc Es una marca creada con cariño y vendida por personas también apasionadas por la marca. Siempre he buscado perfumerías en las que los gerentes se involucren con la marca. Tipo perfumerías nicho. También en Grandes Almacenes. Es un orgulloso que líderes de la Distribución confíen en mi marca. Dentro de mis planes de expansión está el canal de Hoteles de lujo (spas), porque es un espacio donde la clienta se encuentra relajada, que puede estar bien aconsejada y se puede tener un momento privado con la clienta.

Ángeles:¿Qué supone para ti cada nueva apertura? ¿Cómo te implicas con el equipo? Cómo se desarrolla este proceso?

Elisabeth: Cada nueva apertura  supone una ilusión y un nuevo reto. Al principio, como el número era reducido, lo hacía físicamente. Me gustaba conocer quién iba a vender la marca y formar al equipo directamente. Considero que es imprescindible el toque humano que aporta conocer a la persona que ha creado el producto, saber que está detrás la creadora, apoyando la marca,  proporciona más seguridad a la Distribución. Otras marcas nuevas, sin embargo, generan el riesgo y temor de si serán vendidas rápidamente o desaparecerán en pocos años por la vorágine del mercado.  

Ángeles: Si no existiera Visoanska, ¿qué marca de cosmética usarías? ¿Cuáles usabas antes de crear tu propia marca?

Elisabeth: Antes de crear mi marca, mi cuarto de baño parecía un mini “Gran almacén” con muchas marcas, referencias y productos distintos (Shiseido, La Prairie, Avene, Kanebo, etc)  

Ángeles: Entrar en el mercado de la cosmética, es un lujo, pero entrar directamente en el segmento más selectivo, la alta cosmética, mucho más. Si a eso añadimos una inauguración en un yate privado en Cannes, tenemos factores más que suficientes para servir un coctel llamado “glamour cosmético”. ¿Piensas que el glamour va relacionado con el lujo? ¿Qué consideras un lujo?

Elisabeth: Pienso que para cada persona “lujo” significa una cosa. El glamour me gusta, por la influencia de mi madre. La ópera es como un espectáculo, al igual que un desfile de modas y  lo he vivido desde pequeña. Para mí lujo es calidad de cosas. En Visoanska el lujo es la materia no la marca. Para personas que no buscan el lujo ostentoso sino que van a un hotel porque está en un paraje de la naturaleza, con las sábanas de lino, etc y no porque diga que es de categoría 5* gran lujo. Las clientas de mi marca no compran el producto por una marca, sino por sus ingredientes. Como el que compra un jersey que no lleva ningún logo, pero es de cashemire.

Ángeles: ¿Cuál es el último lujo que te has dado?

Elisabeth: El último lujo que me dado me cuesta recordar porque soy de las que me concedo pequeños lujos todos los días. Influenciada por Epicúreo siento que el lujo es placer. Puede ser un momento para una misma, un capricho pequeño, vivir en París, tener momentos con la gente que aprecio, tener una cena en un sitio fantástico, etc. Valoro más el lujo de tener experiencias que el lujo de poseer objetos.  

Ángeles:¿Qué planes de expansión tienes para el futuro? ¿Cuál es tu meta a largo plazo?

Elisabeth: Seguir creciendo internacionalmente y alargar la gama, no sólo por ofrecer más productos, sino porque considero que hay necesidades que puedo seguir cubriendo, una vez asentadas las bases para el cuidado de la piel, ya que tengo toda una vida por delante para dedicarme a la cosmética Por ejemplo: el paso de acondicionar la piel antes de tratarla, la cosmética de color, etc … Me gustaría en un futuro crear una Guía para mantenerse joven, de forma global. Las mujeres de 60 años, hoy parecen de 40, siguen atractivas y activas a nivel profesional. No es como hace 20 años. Por lo que para la industria cosmética, es un nuevo reto el mantener joven a señoras que cada vez se cuidan más y están mejor físicamente.

Ángeles: Si tuvieras que elegir un solo instante de tu vida, hasta ahora, ¿con cuál  te quedarías?

Elisabeth: Con el lanzamiento de la marca y mi año de MBA. Ambos son periodos, en los que recuerdo muchos momentos felices y ya que la felicidad no es un periodo de tiempo sino la suma de múltiples momentos, destacaría estos dos por agrupar el mayor numero de recuerdos felices. Mi año de MBA, por la gente tan magnífica que conocí y la experiencia que viví. Fue un sueño. El lanzamiento de la marca, en Printemps, porque nunca imaginé que me concederían un stand de  10 m2  , de la categoría de otras marcas muy prestigiosas y reconocidas para empezar.  

Ángeles:¿Cuál piensas que es la clave del éxito en los negocios? ¿Crees en el factor suerte o en el destino?

Elisabeth: No creo en el destino, como algo inmutable, sino que cada persona es dueña de su destino, y crea las oportunidades, provoca la suerte. Pienso que para tener suerte en la vida hay que querer tenerla, e ir al encuentro. Si uno se queda estancado en cosas que no le apasionan sin dar oportunidad a que en la vida ocurra algo diferente, nada pasa. Hay que intentar estar en el momento adecuado en el sitio adecuado, y aunque no siempre es posible; si uno sale en busca de las oportunidades, es matemático, ocurre más por estadística que por suerte. Creo mucho que cada uno puede crear su destino, cambiar su mundo, y dirigir su vida. Hoy día es una época de elección. Todo es posible. Quizás antiguamente, las personas estaban más condicionadas pero hoy todo ha cambiado, no importa dónde uno nació para conseguir lo que uno quiere.  

Ángeles: Para ser feliz, necesitas …

Elisabeth: Sentirme realizada como madre, como mujer y como profesional. Combinando los 3 aspectos me siente bien, no centrándome sólo en un aspecto.  

Ángeles:  A veces hay mujeres que han logrado mucho en la vida, en un aspecto, pero se han sentido vacías por no llenar otro. Para Elisabeth Visoanska, el equilibrio entre los tres ejes es lo que le aporta una realización y satisfacción, tremenda en la vida, una auténtica mujer 3D.

Una mujer con una fuerza tremenda y una convicción de que nada es imposible en la vida, sólo basta proponérselo y desearlo lo suficiente, como para poder ponerse a trabajar duro y preparase para conseguirlo. Muchas veces cuando uno se encuentra con personas de esta industria, se nota que están desilusionados por lo duro que es el mercado, todo lo que supone desarrollar y crear una nueva marca; pero ella siempre tuvo una ilusión tremenda, y no se dejó desmotivar por ningún comentario. Siempre confió en la consumidora, tenía muy claro lo que quería hacer y estaba convencida que sería un éxito, aunque reconoce que los inicios fueron complicados y que un proyecto de este tipo exige mucho esfuerzo. Hoy día hay muchos productos para tener una piel bonita pero la piel no sólo es la superficie, sino también su interior y no basta sólo con usar un buen producto. Su objetivo es transmitir a las mujeres todo lo que pueden hacer para mantener una piel joven y lo más bonita posible porque aunque no podamos ser eternamente jóvenes sí que podemos hacer lo posible para mantener la piel joven el máximo tiempo posible. La idea de ofrecer una marca, Visoanska, donde se pueda ofrecer el cuidado externo de la piel (crema) junto a cuidado interno (con los complementos nutricionales) marcó una auténtica innovación en el sector de la belleza. foto gama Visoanska   Desde aquí desearte que sigas recibiendo mucha satisfacción con todo lo que haces. Me alegro haberte podido conocer un poquito más, y aquí tienes una fan de tu marca, y una compañera para lo que necesites. Muchas gracias, Elisabeth.